Y tú, ¿de cara o culo ante el empleo?

Le preguntaron a José Luis Sampedro; ¿tú para qué vives? Y contestó; para comprender y vivir en paz.

En este caso, no estoy del todo de acuerdo con este sabio y es que hay cosas que se escapan a mi entendimiento, por ejemplo, una noticia que acabo de leer, más del 90% de la Eurocámara se ausenta durante el debate sobre el Aquarius.

En estos casos, como todo en la vida, tenemos dos opciones; recibir la realidad de cara o de culo.
Hasta ahora, elegí la cara, me la he roto en más de una ocasión ehhh, pero bueno, sana, sana culito de rana, lo que no sana hoy sanará mañana, una tirita, si es con dibujitos mejor, para alegrarte la vista y tira palante valiente! 😉 

“El trabajo dignifica”, esta frase tan popular recoge una gran verdad y es que, en el mundo occidental, el empleo es concebido como un pilar básico en nuestras vidas, pues tiene muchas más funciones que la meramente económica. Afecta a la manera en que percibimos e interpretamos los acontecimientos que nos rodean y por ende, afecta a nuestras emociones y estados anímicos.

Por eso es tan importante no ir de culo en los procesos de búsqueda de empleo y dar la cara, ¿Qué pasa? Pues que en ocasiones, la mayoría, no tenemos el entrenamiento necesario, la interpretación más objetiva posible de los hechos o una estrategia bien marcada, como hablaba en la entrada «Me viene de muerte»  y sus cinco pasos. 

Sin embargo, lo que tenemos es… MIEDO. ¿Debemos tenerle miedo al miedo? NO! El miedo es una emoción básica que como todas, tiene una utilidad.
Últimamente he tenido la oportunidad y la gran suerte de experimentar miedo y de hablar sobre él con compañeras y amigas en diferentes escenarios y las conversaciones han desembocado en lo siguiente;  sin miedo, os aseguro que no habría sido capaz de estar donde estoy y hacer las cosas que hago, el miedo previene, el miedo nos hace tener cautela, nos impulsa, nos reta, nos enseña, pero también nos puede paralizar, hacer que reaccionemos de forma violenta o incluso huir… y entonces es cuando vamos de culo, así que vamos a enumerar 3 secretos a voces para reaccionar bien y aprender del miedo.

  • 1º secreto a voces: «Todas las personas tienen miedo» 😮
  • 2º secreto a voces: «Tener miedo es necesario, en caso contrario moriríamos» 😮
  • 3º secreto a voces: «Reaccionar correctamente ante el miedo también se aprende» 😮

Confieso que en los últimos meses he sentido en bastante ocasiones miedo y no me han faltado ganas, en algunos momentos, de ponerme de culo… pero no. También soy consciente de que seguiré teniendo miedo, o eso espero, lo contrario significaría que estaría muerta :/ o \:

Reaccionar ante el miedo que produce el desempleo o la pérdida del mismo, siento decirlo, es algo a lo que nos tenemos que acostumbrar, nadamos en un entorno líquido, laboralmente hablando, lo estático no se lleva en el loco siglo XXI y lo que hoy es BOOM mañana BÁH!!

  • En primer lugar debemos conocer el escenario, bueno ahora que comienza el mundial, el campo en el que vamos a jugar y para ello, NO NOS QUEDEMOS CON NUESTRA PROPIA INTERPRETACIÓN Y VISIÓN, no somos el ombligo del mundo, preguntemos, indaguemos, contrastemos, leamos, curioseemos, etc.
  • En segundo lugar conozcámonos, qué tengo, qué ofrezco, qué me diferencia, qué valor añadido poseo, qué me falta para el entorno en el que estoy nadando y/o quiero nadar, qué inseguridades tengo, qué influencia ejercen sobre mí esas inseguridades, cómo ando de autoestima, etc.
  • En tercer lugar focalicemos, a corto, medio y largo plazo pero, piano, piano, no despeguemos los pies del suelo, no nos alejemos de la realidad, si nos planteamos un único objetivo muy ambicioso, lo cual está de escándalo, nos podemos frustrar en caso de tardar en conseguirlo y abandonar, así que paso a paso y revisando.
  • En cuarto lugar querámonos, mimarse es algo que no tenemos que dejar en manos de otras personas, entre otras cosas porque nadie tiene porqué saber que te hacen falta mimitos…, así que en nuestras manos está cuidarnos y reponernos, aquí dejo una de mis infografías en la que hablaba de ponernos inyecciones, pero de las buenas, confieso mi pánico a las agujas, un miedo que evita que me pinche con cualquier objeto punzante 😉
  • En quinto lugar compartamos, los tragos amargos compartidos son menos amargos, eso sí, tampoco recomiendo entrar en bucle y ser monotema eeehh lo único que conseguiríamos sería quemarnos y achicharrar a las personas de nuestro alrededor.

Y hasta aquí la entrada de hoy… la cierro con una canción que me encanta y con la que me desgañito cada vez que la escucho, evita que me ponga de culo 😀

*La foto está tomada en la Alhambra  (Granada)

 
 
 
 
 
 

El poder del café con leche

Si Mary Richmond levantara la cabeza diría que no, que café con leche para tod@s no, esta feminista, sufragista, madre del Trabajo Social Individualizado y defensora del método sistémico, estaría de acuerdo conmigo en que, en cualquier faceta de la vida a cada persona, empresa, organización, etc., hay que darle el lugar que se merece, teniendo en cuenta todos los factores internos y externos que forman su ecosistema.

Aquí es donde mi cabeza cortocircuita y relaciona múltiples áreas, sectores, personas, profesionales, organizaciones públicas y privadas, imágenes, situaciones, vivencias y conceptos, así que reordeno y, como diría Jack el destripador, vayamos por partes…

En los últimos meses he vivido situaciones muy dispares, personales y profesionales, aunque inevitablemente en mi caso todo es uno, he conocido a muchas y muy diferentes personas, hoy  en un momento de reflexión y haciendo limpieza,  para mejorar mi perspectiva del presente y del futuro más próximo, creo que la «otredad» y la «empatía» la tenemos bastante relegada y/o confusa en nuestro día a día, y no me excluyo ehhh…
Otredad es un término utilizado en ciencias sociales, que básicamente trata el reconocimiento de la otra persona como diferente, esto lejos de estigmatizar y discriminar es una riqueza que nos puede ayudar a crecer.
La empatía, concepto casi prostituido en estos tiempos, es un paso más de la otredad, «ponernos en los zapatos ajenos»
Pues bien, relacionando todo esto con el entorno laboral y empresarial mis conclusiones son, que no se puede dar café con leche a tod@s, sobre todo: 

  • A nuestro target cuando buscamos empleo.
  • A candidatos y candidatas cuando somos empresa pública o privada y seleccionamos personal.
  • A nuestra clientela cuando somos freelance.
  • A nuestra clientela interna y externa cuando somos empresa privada o pública.

Independientemente del entorno,  no se puede ofrecer el mismo café a todas las personas que nos rodean.

Veámoslo desde otro punto de vista, cada persona se siente única  y diferente al resto de personas, o no? En tal caso ¿Por qué nos empeñamos a veces en despersonalizar nuestra forma de interrelacionarnos?

Me refiero a ese fenómeno que hace que nos paremos en cualquier comercio y por «simple atracción» elijamos un producto en vez de otro, cuando aparentemente ofrecen lo mismo, pero algo los diferencia…
Pues si no tratamos a los productos igual, no lo hagamos con las personas, escuchemos y diferenciemos, cada persona tiene unas circunstancias, experiencias, criterios, inquietudes, aspiraciones y objetivos diferentes y por tanto algo que ofrecernos totalmente distinto a lo que nos ofrecen otras personas…

Desde mi punto de vista, tenemos que hacernos un propósito y es, ordenar, es decir, poner a cada persona u organización en el lugar que le corresponde y ofrecerle aquello que merece y necesita, porque la energía, los recursos y el tiempo es limitado y no está la cosa para ir derrochando 😉

Pero esta cuestión es un arma de doble filo y tenemos que hilar muy fino para no otorgar PODER a quienes no deben poseerlo, voy más allá ¿qué efecto produce y cómo nos afecta el poder que concedemos? Recordemos el Efecto Pigmalión

Nuestros actos tienen siempre una consecuencia, externa e interna, y no, no debemos dar café con leche sin distinción, además, tenemos que acertar en el tipo de café que damos, no vaya a ser que ofrezcamos uno de tercera a una persona de primera y viceversa, recordemos, ORDEN!

Tenemos el poder de dar y el poder de decidir, de no derrochar nuestros recursos y de actuar desde la responsabilidad, el respeto a un@ mism@ y l@s demás diferenciando y aplicando la otredad y la empatía en la gestión de nuestras relaciones, administrando adecuadamente el PODER que tenemos y el PODER que otorgamos. 
Tenemos superpoderes, así que habrá que aprovecharlos para hacer/nos el bien!!

 
 

De secano o en barbecho; cuando la creatividad se muestra de soslayo

Hace tiempo que no publicaba nada y confieso que tengo muchas ideas rondando, muchos temas que quiero tratar pero, para que os hagáis una idea, se dedican a pasear por mi cabeza y a jugar al escondite sin llegar a aterrizar, se muestran como una imagen borrosa de esas en tres D que empiezas a vislumbrar y ¡Uy! Vuelve a desaparecer.

¿Mi excusa? Me pasa esto por la falta de tiempo, no me llega la vida a más…

A ver, no voy a negar que estoy saturada de trabajo, aunque no más que en otras ocasiones, la falta de tiempo no deja de ser una excusa, tú y yo sabemos que cuando tienes claro algo y lo tienes estructurado, solo tienes que dar formato, haces chas y aparece a tu lado 😉
Hace unos días vi una charla de Elizabeth Gilbert que me inspiró y me liberó del sentimiento de culpa que tenía, ella habla sobre los genios y las musas y argumenta que si una persona creativa hace su trabajo y éste no es brillante, la responsabilidad es de la otra parte contratante, que está flojeando 🙂

¡Uf menudo descanso, no soy yo, son los otros seres que me inspiran quienes no están haciendo su trabajo!

Pero hoy, miércoles 18 de abril, alguien me obligó a parar y me preguntó; si fueras una extraterrestre y tuvieras que abandonar el planeta tierra, ¿Qué sería lo que más echarías de menos?
En mi sitio de culto, con un batido y mirando la vida pasar por la ventana de la cafetería después de 10 horas de trabajo delante del ordenador, me he dado cuenta de que la culpa no es de los otros, la culpa es mía, y la asumo y la abrazo. Me he vetado el gusto por escribir y tener mi momento de evasión volcando mis pensamientos en un folio en blanco, me he dispersado, atendiendo a ladrones y ladronas del tiempo que, igual que en las cajas del supermercado, se han colado por el hecho de llevar un único producto (qué rabia da eso).
Me he privado del gustazo que da reflexionar, aprender y focalizar para crear con tranquilidad y disfrutando del proceso. En el momento que lo percibí como una obligación mi creatividad se mostraba de soslayo y no sabía si estaba en periodo de barbecho o que había pasado a ser de secano.
Ha venido a mi cabeza Byung-Chul Han y su concepto de autoproducción en masa y del tiempo trabajado, él dice; el tiempo trabajado es tiempo perdido, no es tiempo para nosotros.

¡Cómo me enfadó esta frase! ¡Yo trabajo mucho! ¿Qué hago ahora? ¡No quiero perder tiempo!

No asfixiarme, no flagelarme, no obligarme a producir en cadena, disfrutar mi proyecto, disfrutar mi proceso, respetarme y no pretender controlar/me, soltar y aceptar que no todo puede llevar el ritmo que habíamos programado y que los planes nunca salen tal y como nos los habíamos imaginado.
En Antropología empleamos un método de investigación cualitativa que se llama, observación participante, pues yo directamente dejé de participar conmigo misma, interactuaba con otras personas y con mi agenda, leía lo que tocaba leer, escribía lo que tocaba escribir y hacía lo que tocaba hacer, maldito Byung-Chul Han, la ha “clavao” conmigo.
Todo esto no quiere decir que a partir de ahora vuelva a retomar el ritmo anterior, precisamente eso fue uno de los motivos que hizo que entrara en periodo de secano/barbecho. Todo esto quiere decir que, me alegro de asumir mi parte de culpa, aunque mi musa se haya ido de excursión, que me comprometo a no autoexplotarme y sobre todo a seguir disfrutando del proceso, seguir aprendiendo y no perder la esencia que dio vida a esta aventura.
Aquí dejo una de las canciones, cuyo título es tremendamente revelador para este momento, que me ha inspirado y acompañado en esta tarde/noche mientras me reconciliaba conmigo y aceptaba que Byung-Chul Han, por desgracia, la había “clavao” conmigo.

Homo Viator VS Trabajo Colaborativo y Cooperativo I

El pasado fin de semana estuve en la ciudad del Califa con la madre que me parió, si aquella que me dijo que tenía unas alas tan grandes que ya únicamente podía volar, pues bien, durante todo el fin de semana he estado tropezando con el adverbio fijamente, escrito en las paredes de las callejuelas de Córdoba.

Fijamente, significa seguridad y firmeza pero también atención y cuidado

Desconozco la intención con la que ha sido escrita en colores llamativos y tan repetidamente en las fachadas de las casas típicas del centro de Córdoba, y lo he buscado que conste, pero para mí su significado, el momento en el que la leo y la persona que me acompañaba ha sido el nexo entre varias ideas que llevaban mucho tiempo rondando en mi cabeza pero que no terminaban de hilar. Cerrando el círculo y mientras leía las últimas páginas de un libro sobre el silencio, me reencuentro con el concepto de Homo Viator.

Concepto antropológico que expresa la esencia del viaje tal y como lo entiende el ser humano, como una búsqueda, un camino, una aventura hacia una meta…

Pues bien el resto de conceptos que acompañan  esta entrada son trabajo colaborativo y trabajo cooperativo, aclarar que esta entrada tiene una segunda parte que espero publicar en un par de semanas, dicho esto vamos al lío.
Aquí la infografía de la semana pasada dedicada a ambos conceptos
TRABAJO COLABORATIVO + TRABAJO COOPERATIVO (1)
Como base teórica de ambos conceptos está el Constructivismo Social de Vygotski, éste apuesta por la influencia de los contextos sociales y culturales en la apropiación del conocimiento y verdaderamente se ha escrito mucho más sobre aprendizaje colaborativo y cooperativo que sobre la versión laboral, pero

¿Qué es el trabajo al fin y al cabo, sino un proceso de aprendizaje?

Ya sabemos que no son similares pero tampoco excluyentes, pero, ¿Qué beneficios tiene? pues entre algunos de ellos se encuentran el fomento de:

  • la creatividad.
  • la inteligencia colectiva.
  • el sentido de pertenencia y por ende, la implicación en la empresa.
  • la asunción de responsabilidades.
  • la mejora del clima laboral.
  • el desarrollo de competencias profesionales.
  • el aumento de la autoestima.
  • etc.

No hablaría de esto si no lo hubiera puesto en práctica y experimentado sus beneficios, así que, doy fe de que trabajar colaborativa y cooperativamente, FUNCIONA.

Lo he vivido desde dos prismas y siempre siendo parte integrante y participante activa:

  1. Embarcándome en proyectos en los que la metodología de trabajo era colaborativa y cooperativa.
  2. Implantándolo en equipos y proyectos.

Debo reconocer que en el primer caso, no he experimentado negativamente proceso de adaptación alguno, será que soy tan consciente de lo encorsetada y limitada que había estado hasta entonces que entrar en una organización con esta filosofía, fue como salir en el patio del colegio. Sin embargo, en el segundo caso, hasta ahora siempre ha habido una fase de resistencia e incluso incredulidad… esa maldita zona de confort en la que nuestro lema es «más vale malo conocido que bueno por conocer» , la peor versión del adverbio «fijamente»

Entonces yo me pregunto ¿Homo Viator? Si, claro que si, aunque no deja se ser paradójico que en la era de la globalización, cuando más conexión tenemos y más facilidades para desplazarnos, haya una clara tendencia hacia el individualismo. 

Pero el carácter social y colectivo, la curiosidad, el afán de evolución, progreso, consecución de metas y superación inherentes al ser humano, con el apoyo adecuado, impulsado por una persona experta en que provoca las condiciones óptimas y diseña una planificación estratégica, que se ajusta a la realidad y las necesidades de las personas con las que trabaja,  será capaz de dar motivos y accionar, es decir, MOTIVAR y he aquí la mejor versión de nuestro adverbio «fijamente»

Aquí es cuando digo… TO BE CONTINUED… ya que en la próxima entrada hablaremos del siguiente paso, AGILISMO y HOLOGRACIA 😉

 
 

Story Telling; el recurso inagotable del lenguaje

Primera publicación del año, es como si abriera un cuaderno en blanco en el que comienza una nueva historia, así que es la ocasión perfecta para hablar de Story Telling.

Contando historias… ¿Cuándo contamos historias? SIEMPRE, siempre estamos contando historias, todo acontecimiento que ocurra en nuestra vida, lo convertiremos en historia y es que sencillamente es la forma en que le damos sentido al mundo.

Está de moda, con su tecnicismo anglosajón, parece aumentar de categoría… pero estamos hablando de algo que llevamos haciendo desde el inicio de nuestra existencia.

El ser humano, ser social y, admitámoslo, egocéntrico siempre ha tenido la necesidad de transmitir sus hazañas. Existirán tantas historias como acciones ejecute una persona o imagine…, así que estamos ante una fuente inagotable de recursos y un arma de doble filo, pues su principal función es provocar emociones y generar un estado en las personas a las que se le transmite la historia, ya sea para hacer el bien o no…

En el apartado de historias escritas, tenemos desde las pinturas rupestres a los emoticonos actuales, que si lo pensamos bien, no se alejan mucho de los jeroglíficos egipcios 😉 en el de historias orales, desde trovadores y juglares, chismorreos, hechizos, mitos, leyendas, cuentos, recetas, fórmulas medicinales, historias familiares y un largo etcétera. Hemos ido dejando huella y transmitiendo nuestra historia, construyendo y destruyendo, imperios enteros han prosperado y han caído por el poder de la palabra.

Y ahora todo esto lo metemos en la olla de los RRHH y la estrategia de búsqueda de empleo, perfecto pero hagámoslo con  conocimiento, seguridad y con una ruta establecida que nos lleve a los objetivos planteados STORY TELLING CON FUNDAMENTO y con FOCO, no nos convirtamos en cuentistas 😉

En el ámbito de la comunicación organizacional y personal el Story Telling es una disciplina que construye un relato sobre un aspecto concreto de una entidad o una persona. Su principal característica debe ser la COHERENCIA y el alineamiento con los valores, la misión y la visión.

0 COHERENCIA = CONFLICTO + TENSIÓN = 0 CONFIANZA = 0 RESULTADOS

Piénsalo bien antes de ser cuentista 

¿Cuáles son algunas de las utilidades de las historias en las empresas y en las personas?

  • Crea identidad personal, de marca y comunitaria.
  • Transmite tácticas y estrategias, alerta sobre peligros y motiva porque crea referentes y modelos.
  • Resuelve conflictos internos y externos.
  • Sirve para buscar empleo o conseguir clientela.
  • Infalible, si lo hacemos bien, en marketing y publicidad.
  • Fideliza a la clientela interna y externa.
  • Etc.

Un claro ejemplo, lo tenemos cuando las propias empresas utilizan la biografía de la persona que la constituyó. Los relatos influyen en el entorno y lo condicionan, influyen en la percepción de las personas, en su construcción debemos tener muy en cuenta los arquetipos y los mitos imperantes para no provocar desinterés ni rechazo.

¿Cómo construimos nuestro relato?

Aquí tenemos varias posibilidades:

Introducción + Nudo + Desenlace o bien, Problema + Resultado +  Solución, mucho más motivadora y adecuada para las empresas que deben transmitir cambios, resultados no muy positivos y otras cuestiones peliagudas 😉

Los relatos NUNCA deben evitar los conflictos, si los evitamos no tendremos coherencia y ya sabemos lo que pasa si no tenemos coherencia ¿no?

Otro recurso es el viaje del héroe, que también puede ser una heroína, y sus 12 etapas. Éste es un método que hará que nuestro relato se convierta en un ciclo, dotado de diferentes ritmos, en algunos momentos incluso montaña rusa, pensemos por ejemplo en la película «El señor de los anillos»  o «Los juegos del hambre»

Y ahora EMOCIONEMOS!!!!

Esta es la parte, desde mi punto de vista, más importante, el estreno, la exposición pública de nuestro trabajo, un trabajo que puede ser perfecto en estructura y planteamiento pero que podemos dejar a la altura de la mayor porquería que podamos imaginar si no le ponemos los ingredientes principales

PASIÓN y ACTITUD

El ser humano se mueve por emociones, nuestras emociones nos han conducido a lo que somos hoy, han determinado la toma de nuestras decisiones, marcado nuestros estados de ánimo y el ritmo de nuestras relaciones y de nuestra vida. El mundo es hoy lo que es por nuestras emociones y no es por nada pero creo que las gestionamos un poquitito mal, porque nos lo estamos cargando, quizá se ha subestimado el poder de la emoción y aquellas personas que han sido hábiles en su uso y conscientes del poder que generan lo han empleado a veces tirando para el lado oscuro… ahí lo dejo…

Aquí os dejo un artículo que dice que la inteligencia emocional será la base del éxito laboral en el futuro el debate está servido, yo soy de la opinión de que no solo es la base del éxito laboral, sino personal y social.

Así que no dejéis de lado cómo transmitir y difundir vuestro relato, no subestiméis el poder de la transmisión corporal, del brillo de los ojos y del tono de vuestra voz, ahora… si no te lo crees, si no te apasiona lo que has creado, si no significa nada para ti, ten bien claro que no significará nada para nadie, porque no conseguirás CONTAGIAR

Uno de los personajes que más me impactó de las pelis que he visto en el 2017 fue el de Samantha, interpretado por Ana Polvorosa en la película Pieles no pronunciaba ni una sola palabra, únicamente emitía sonidos y me llegó a poner la piel de gallina, me metí en su historia y me la contó sin palabras.
*La foto la tomé en la biblioteca de Huacachina, localidad peruana enclavada en un oasis en el desierto

Viva la madre que me parió, celebremos la vida

Nada de conceptos, pedagogías, metodologías, no, nada por el estilo, me apetece expresar y compartir, porque hacer listas y recuentos me hace ver los frutos obtenidos tras el esfuerzo, es el momento adecuado para evaluar y obtener ese chupinazo de energía que me da echar la vista atrás y sonreír, tanto a lo bueno como a lo mejorable, mi mejor ginseng.

Hace dos años mi madre me dijo;

He parido una hija con alas y esas alas las has alimentado tanto que ahora solo puedes volar…

Estas palabras me las dijo cuando la llamaba desde un locutorio cerca del mercado de San Pedro en Cusco, (Perú), ese viaje, como la mayoría, los emprendo con tres mochilas, una de 40 litros, otra de 22 y una sin medida cúbica alguna pero con una capacidad incalculable, esta última mochila me la regaló mi madre y es mi mente y mi espíritu, es la que se llena de imágenes, personas, momentos, experiencias, olores, sabores, ruidos, melodías,…

Esta mochila es la que siempre está detrás de la puerta de mi casa para salir conmigo y seguir engordando sin pesarle los kg y es la que tiene un sistema de reciclaje excelente, que desecha todo aquello que ya no nutre ni suma, todo lo obsoleto que huele a viejo y contamina el aire.

¿Cuál fue el punto de inflexión? Pegarme un tortazo con la realidad en Perú, allí aprehendí, si aprehendí del latín apprehenĕre, es decir, concebí la esencia de las cosas sin hacer juicio de ellas o sin afirmar ni negar, conocí personas MARAVILLOSAS, personas que estoy segura que nos teníamos que unir en algún momento de nuestras vidas porque simplemente hay algo que nos conecta, una tela de araña que cada vez se hace más grande, uniendo puntos cada vez más distantes, cada uno/a sigue su camino pero no suelta el hilo que nos une, ávido de paisajes, personas y experiencias que nos ayude a dar a conocer otra forma de vivir y hacer las cosas.

Oye pues todo fue empezar…como montar en bicicleta al principio entra un cague… te desequilibras, dan ganas de bajarse y seguir a pie, como siempre, pero ese punto de adrenalina y de ver las cosas buenas que te aporta ese cambio, va haciendo que superes los miedos.

En soledad es complicado así que lo mejor es hacer un recuento de esas personas que son capaces de acompañarte con respeto, comprensión y buena actitud en el camino, aquellas que se echen las manos a la cabeza y tiren por tierra cada pasito que se da, mejor darle las gracias por haber venido y despedirte con un fuerte abrazo y un beso de ellas.

Ahora que miro para atrás, lo propio de las fechas, solo puedo dar las GRACIAS por haber nacido en un entorno que me ha facilitado ser la persona que actualmente soy.

GRACIAS por tener a mi alrededor lo «mejorcito» para mí en cada momento, por tener la oportunidad de alimentar mis alas hacerlas cada vez más grandes y todo esto GRACIAS a esa persona que hace dos años me dijo he parido una hija con alas y esas alas las has alimentado tanto que ahora solo puedes volar, así que VIVA LA MADRE QUE ME PARIÓ.

Aquí dejo una de las canciones que más me ha hecho volar este año y con la que he pasado momentos FANTÁSTICOSMira como vuelo parte de su letra dice:
Para las almas
que ahora viajan más ligeros,
que han soltado lastre
y que saben también
que hay una voz, hay una voz
dentro.
Y dice que no,
dice que lo siento.
Dice que no se rinde,
que hagan sus apuestas,
que sigue el juego.
Dice que no hay miedo a venderte mi ilusión,
que no le tengo miedo al miedo.
Sin ese peso ya no hay gravedad,
sin gravedad ya no hay anzuelo.
Mira como floto, mira como vuelo.
Mira como floto, mira como vuelo.
Mira como avanzo, valiente,
dejándolo todo atrás.
 

Veo, veo, ¿Qué ves?

Vamos a echar mano del pensamiento relacional, creativo y horizontal para construir mapas mentales y provocar innovación e impacto social, en nuestra vida y en las de nuestro entorno, creando un ecosistema favorable.
¿Cuántas veces has jugado al veo, veo de peque? Yo muchas, un juego recurrente, se podía jugar a cualquier hora, en cualquier lugar y con muy pocos recursos, muy barato y,  por lo menos para mí, muy divertido que me mantenía alerta, observando todo lo que tenía a mi alrededor y me obligaba a fijarme y prestar atención a cosas, que de otra forma no vería, en esos momentos de juego comenzaba a idear estrategias para poner a mi contrincante las cosas difíciles y ver detalles, mirar más allá y ¡descubrir!
Más tarde, llegó otro reto, las imágenes 3D, encontrar una forma donde había una algo aparentemente caótico, repetitivo, sin sentido a veces incluso horrorosamente feo, pero mirando más allá ¡voilà! Aparecía una imagen que nunca dejaba de sorprender con una profundidad y una perspectiva que parecía que te metía dentro de la escena.
Hoy, desde la ventajosa perspectiva que nos da la experiencia y los conocimientos, utilizo el pensamiento relacional para unir ese pasado de juego y diversión con el presente y su utilidad para un futuro, que igualmente puede ser divertido 😉

El pensamiento relacional, empleado en las ciencias sociales, es un tipo de pensamiento que consiste en sostener que el mundo no está hecho de entidades estructuradas. Está hecho de procesos que se están desplegando.

Por ejemplo, podríamos pensar en nuestro CV como un objeto, pero si utilizamos el pensamiento relacional, seremos capaces de ver en ese CV la consolidación de un número de procesos creativos hasta llegar a convertir un folio en blanco en un CV.
Pues bien, todo esto del veo, veo y de las imágenes en 3D, lo relaciono con los conceptos de innovación e impacto social utilizando herramientas como las que he mencionado anteriormente y es que para conseguir nuestros objetivos y llegar a donde pretendemos, como decía mi abuela

No des puntá sin hilo

¿Cuál es el problema? Pues básicamente que nos quedamos en la primera dimensión, aquí dejo un vídeo que no me canso de ver ¿Cuántos dedos ves? secuencia de la película Patch Adams es un claro ejemplo de lo que nos pasa en nuestro día a día, nos dejamos llevar por lo estructural, por lo que nos dicen las personas de nuestro entorno, los medios de comunicación, la sociedad en general, pero… ¿qué nos decimos a nosotr@s mism@s? Repetimos el mensaje que escuchamos y nos dejamos llevar y vamos “de puente a puente y tiro porque me lleva la corriente”( otro juego en el que invertía muchas horas) o paramos y nos ponemos a relacionar todos los pasos que estamos dando, los frutos obtenidos, si hemos innovado y nos hemos diferenciado del resto, el impacto que hemos causado, si es o no el esperado y si no lo es ¿qué nos hace falta para que lo sea?
Esto señoras y señores es hacer un DAFO y si me permitís ¿es la época ideal para hacerlo?, mi última infografía está dedicada a este viejo amigo.
En definitiva, que juguemos al veo, veo, que rescatemos la capacidad de descubrir las imágenes en 3D, que no nos dejemos llevar por la corriente y que no andemos apagando fuegos, todo lo que hagamos es la suma de un conjunto de acciones, si resulta un éxito, oblígate a celebrarlo, si es un fracaso tienes la gran oportunidad de ver qué has hecho mal, aprender, reformularlo y volverlo a intentar.
Ahora te reto a descubrir la imagen 3D que acompaña esta publicación 😉 y aquí dejo una canción para gritarla, bailarla y decir adiós al pánico 

Como no podía ser menos, porque cada vez somos más

¡Eh tú! ¿Lo has sentido? Y tú… ¿Lo has visto? Y ¿Qué habéis hecho? ¿Qué estamos haciendo? Seguramente menos de lo que podríamos y deberíamos…
En esta web lo pongo, pongo que esto, entre otras cosas, va de igualdad de género, pero la igualdad no es una sección, la igualdad está en todas partes, forma parte de la vida, del día a día. No soy partidaria de hacer reivindicaciones únicamente los días señalados en el calendario, pero la ocasión lo requiere, antes que nada, un poco de historia.
¿Por qué se celebra el 25 de noviembre el día internacional contra la violencia hacia la mujer?
Pues el 25 de noviembre fue declarado día Internacional contra la Violencia hacia la mujer en el I Encuentro Feminista de Latinoamérica y del Caribe celebrado en Bogotá (Colombia) en julio de 1981. En este encuentro las mujeres denunciaron la violencia de género, la violación y el acoso sexual a nivel de estados, incluyendo la tortura y los abusos sufridos por prisioneras políticas.
Se eligió el 25 de noviembre para conmemorar el violento asesinato de las hermanas Mirabal (Patria, Minerva y María Teresa), tres activistas políticas asesinadas el 25 de noviembre de 1960 en manos de la policía secreta del dictador Rafael Trujillo en la República Dominicana. Sus cadáveres destrozados aparecieron en el fondo de un precipicio. Para el movimiento popular y feminista de República Dominicana históricamente estas mujeres han simbolizado la lucha y la resistencia.
Pues aquí la explicación a la fecha y ahora la reflexión sobre la violencia hacia la mujer, una reflexión que justo la hago un día en el que la actualidad es una manada y la de presunción de culpabilidad de la víctima, lamentable ¿no? Desgraciadamente he crecido en una sociedad en la que he tenido que estar a la defensiva y estar siempre alerta, recuerdo a mi madre decirme,

Bea, anda por el centro de la carretera y lleva siempre las llaves en la mano, así no tendrás que parar en el portal a buscarlas y las puedes utilizar para defenderte si te pasa algo…

Es lamentable que tengan que existir indicadores y estadísticas que marquen los índices de violencia hacia la mujer, por el hecho de ser mujer, pero más lamentable aún es que esos indicadores sean tan superficiales, tanto que nos hemos acostumbrado a ellos y se están llegando a normalizar. Maltrato; la acción y el efecto de maltratar (tratar mal a una persona, menoscabar, echar a perder), visible o invisiblemente. No pensemos en cardenales, huesos y dientes rotos, muertes, patadas, violaciones, vejaciones, insultos, persecuciones, amenazas, etc.
Maltratar y echar a perder a una mujer es decirle que no vale para ser y hacer lo que le gusta, educarla para creer más en las posibilidades de las demás personas que en las suyas propias, estar sometida a un mercado laboral precario, con segregación vertical y horizontal por tener el privilegio de traer vida al mundo, cobrar menos y tener que trabajar más porque tiene que demostrar que su puesto lo vale, que su despacho sea más pequeño que el de su compañero que tiene las mismas funciones, que se presuponga la sumisión, que se dé por hecho que tiene que reproducir comportamientos indeseables para conseguir un hueco y ser respetada, que tenga que aceptar un “piropo” y si no lo hace la insulten, sea donde sea, delante de quien sea y de la forma que sea, es invisibilizar el trabajo de la mujer y su aportación a la sociedad, la economía, la cultura, la tecnología, la innovación, por los siglos de los siglos.
Pues no, yo no digo amén, yo aporto y me comporto de la mejor manera que sé y puedo para visibilizar y gritar que, NO es NO, que tanto hombres como mujeres somos creador@s y destructor@s de roles y de estereotipos, que ésta es una lucha de toda una sociedad, de todo el mundo y que mejor hacerla desde la consciencia y la conciencia, que hay que EDUCAR, DENUNCIAR, REIVINDICAR y ESTAR  y que FLIPARÍA si algún día dejara de escribir sobre este tema, ese día sería la mujer más feliz del planeta y por fortuna, me consta que muchas más personas lo sentirían así.

Porque cada vez somos más, como no podía ser menos.

La foto la tomé en el Algarbe, Portugal y como dice la canción… «que nadie se merece que le dejen señales…»

Economía de la atención, infoxicación, hipermedia y otras lindezas

¿Economizas tu atención? ¿Padeces infoxicación o asfinfoxicación? ¿Prosumes y/o consumes?

En primer lugar, confesar que estoy redactando esta entrada escuchando música, correo electrónico abierto, tres perfiles profesionales de RRSS activos y el teléfono al lado. Dicho esto, queda claro que la infoxicación, está presente en mi vida, en ocasiones incluso me sacaría de la manga el término, asfinfoxicación, pues es tanta la información que recibo a un ritmo tan vertiginoso, que en muchas ocasiones me resulta muy complicado gestionarla y corro el riesgo de asfixia por exceso de información 😉
Dicen que diariamente recibimos una media de 3.000 impactos de información y Dunbar apunta que el ser humano no está preparado para relacionarse plenamente con más de 148/150 personas, que la hipermedia hace que nuestra lectura no sea lineal, que el condicionamiento operante y el continuo motivacional nos puede crear adicción a las RRSS y que las tecnologías persuasivas, diseñadas con el objetivo de modificar los comportamientos o actitudes de los usuarios a través de su uso, tienen la capacidad de captar un gran porcentaje de nuestra atención y por ende de nuestro tiempo.
Y ahora… ¿qué hacemos con todo esto a la hora de sacarle rentabilidad laboral? Sabemos que lo recomendable es estar en RRSS, manejar información, crear redes, reciclarnos, consumir y también prosumir, pero estar conlleva un riesgo, entrar en bucle y vivir el día de la marmota, todo el tiempo repitiendo…

Espera, espera, espera ahora que me toca, ¿hice esto? ¡Anda! que me he liado y al final…

Hablando de hipermedia e infoxicación 😉 aquí dejo enlace a la infografía de la semana pasadaDarwinismo laboral a nado en la que mezclo un par de conceptos íntimamente relacionados con todo esto, dejo también el artículo del maestro Bauman que habla de modernidad líquida y que tiene tanto que ver con la modificación de hábitos y formas de relacionarnos en la sociedad actual, ¿Qué es la modernidad líquida? Bauman
La cosa ha cambiado, mucho, y como no cambiemos y no nos adaptemos con herramientas que nos sirvan para mantenernos en el mercado de una forma adecuada y sana vamos a acabar como una regadera. En mi caso la forma de gestionar la información y organizar mi tiempo ha cambiado radicalmente, y ahora mismo mi herramienta estrella es hacer una programación y planificación estratégica clara, concisa y concreta, bien estructurada y con objetivos claros, en caso contrario la productividad se vería abocada al fracaso, a estar todo el día diciendo; ¡uy, uy, uy! fundamental practicar continuamente la asertividad, saber decir “NO”, no, a las cosas y a las personas, muchas veces, «NO» a nostro@s mism@s.
La inmediatez y la disponibilidad que nos brindan las nuevas tecnologías ha cambiado nuestros esquemas mentales y con ellos nuestros comportamientos sociales,

 ¿Cuántas veces sin leer compartimos, comentamos o recomendamos un contenido por la reputación digital que le asignamos a la persona que lo pone en circulación?  Personas que la mayoría de las veces no conocemos personalmente.

¿Os ha pasado alguna vez que habéis hecho esto y cuando revisáis el contenido os habéis llevado las manos a la cabeza? ¡SLOW!
Buscamos en muchas ocasiones la reputación digital y trabajar la omnipresente marca personal en la que verdaderamente no estamos invirtiendo el tiempo necesario, si hacemos eso se masca la tragedia…
Como estrategia tengo la nevera, un concepto de GTD, en ella ordeno y almaceno toda aquella información que me ha llamado la atención por algún motivo o que tengo pleno convencimiento de que merece la pena dedicarle un tiempo, así que le hago un hueco en mi día a día, puede ser hoy, mañana, la semana que viene, aquí entra en juego el saber priorizar.
Actualmente la sobrecarga de estímulos, esa media de 3.000 impactos de los que hablábamos al principio, nos puede complicar la existencia y afectar nuestra capacidad de atención plena. Para combatir la economía de la atención, desde mi punto de vista, la clave está en la asertividad, la gestión del tiempo y la planificación estratégica.

A ver, ¿cuant@s habéis llegado hasta aquí? 😉

*La foto está tomada en Penzance, Inglaterra. Un viaje SLOW que supuso un punto de inflexión más en mi vida 😉

Me viene de muerte

Pues me viene de muerte que hoy sea 31 de octubre para publicar este post, una festividad que nos invade con disfraces de brujas, muertos vivientes, esqueletos y calabazas, pero que tiene su origen en una tradición celta llamada Samhain, que conmemora el fin del verano.
La cuestión es que el fin de semana pasado estando en la playa en Cádiz, en este verano que parece no tener final, comencé a repasar los finales más recientes que ha habido en mi vida y en los que se avecinan y pensé…

Pues todos los finales que ha habido y los que quedan por venir me han venido de muerte, porque todo final es el comienzo de algo y me encanta concluir etapas y comenzar otras nuevas

La cuestión es,  despedirnos como se merece de una etapa o proyecto (pongámosle el nombre que más nos guste) y dar el paso al siguiente escalón. ¡Ojo! Que antes de dar el salto al siguiente escalón tenemos que haberlo visto y saber dónde pisar.
No nos liemos que aquí tenemos varios frentes abiertos y debemos ir por partes por eso dejo aquí cinco pasos que, desde mi punto de vista, son fundamentales y me han venido de muerte desde que los pongo en práctica.
¡Aahh! para hacerlo nos hará falta unas gafas de lejos, prismáticos, catalejo o telescopio depende de lo lejos que miremos, tú decides 😉

  1. Miramos para atrás y evaluamos, nos preguntamos ¿cómo estábamos cuando comenzamos? ¿qué herramientas teníamos? ¿cómo pensábamos y actuábamos?
  2. Nos plantamos en nuestro presente y ahora toca preguntarnos ¿estoy bien o me falta algo? A ver, no nos pongamos en plan esplendid@s eehh, que faltar siempre nos faltará algo, la cuestión es, según lo que teníamos pensado ¿hemos cumplido? Si es si, a celebrarlo y premiarnos por ¡maquina! Si es no, buscamos los motivos y si éstos están en nuestra zona de preocupación o de influencia (ya hablaremos más detenidamente de estos círculos tan útiles)
  3. Cogemos otra vez las gafas, prismático, catalejo o telescopio y miramos para el futuro, ¿cómo queremos que sea?, ¿cómo lo vemos?, ¿dónde?, ¿haciendo qué?…
  4. Regresamos al presente y llega la hora de cuestionarnos sobre qué estamos haciendo ahora para llegar a estar como nos hemos visto hace un momento ¡Ajá! Aquí nos damos de bruces con nuestra realidad y de nuevo con nuestro círculo de influencia, es decir, ¿estamos haciendo todo lo que puedo para llegar a donde queremos? Y trazamos posibles caminos en función de nuestras posibilidades, ¡nunca dejemos de ser realistas que nos la pegamos!
  5. Ha llegado la hora de hacer un plan, una estrategia, marcar nuestro camino e ir paso a paso cumpliendo objetivos a cor#to, medio y largo plazo.

Y esto, señoras y señores, se llama Future Thinking, cinco pasos que los podemos hacer en el lugar y de la forma que nos apetezca, la playa, el campo, la oficina, la cocina, el parque… y lo único que necesitamos es un papel, un boli y/o lápiz y sobre todo ganas, ¡¡aahh!! Y las gafas, prismáticos, catalejo o telescopio, pero son imaginarias = coste 0 😉 
Os puedo asegurar que estos cinco pasos van de muerte para cerrar y llevarnos aquello que nos tenemos que llevar a la siguiente fase del juego, desechando todo aquello que no nos va a servir, mejor viajar con la mochila bien descargada y eso os lo dice una mochilera 😉
En definitiva;
Viene de muerte para hacer limpieza.
Viene de muerte para recompensarnos y celebrar el trabajo bien hecho
Viene de muerte para ver donde queremos llegar.
Viene de muerte para posar los pies en el suelo y reordenar los muebles de nuestra cabeza
Viene de muerte para despejar el camino y ver por dónde vamos a continuar
Viene de muerte para cerrar y abrir con ilusión
Porque siempre viene de muerte saber de dónde venimos y dónde queremos llegar
Aaaahhhh pero sobre todo lo que viene de muerte es tener la actitud para hacerlo, si ahora no es tu momento, déjalo estar memoriza estos cinco pasos y cuando te llegue el momento ¡adelante mi valiente! 😉
Feliz Samhain